Perfil cervecero: Pale Ale Por Jonathan Soto el

El estilo Pale Ale es uno de los que más trabaja la mayoría de las cervecerías artesanales. Una de las razones es porque las Pale Ale son lo suficientemente diferentes a los estilos lager. Además, es un estilo fácil de beber en cualquier época, especialmente las calurosas.

Hay dos vertientes principales de Pale: la versión original inglesa y le versión más “lupulosa” estadounidense.

El estilo de Inglaterra es más sutil en su utilización de lúpulos (hops). Tienden a tener tonos aromáticos como a hierba y nueces. El agua en la elaboración de cervezas se conoce como licor. En el caso de las Pale Ale, el agua de Burton-Upon-Trent en Inglaterra está llena de minerales, lo que le da un carácter peculiar y único, que se trata de replicar añadiendo minerales.

De otro lado, las Pale Ale americanas se caracterizan por sus notas cítricas y de pino que le imparten los lúpulos de la zona del Noroeste pacífico. La mayoría de los lúpulos utilizados en las pale ales americanas son de la familia del Cascade y sus derivados, los cuales la mayoría de sus nombres comienzan con la letra C. Este estilo surge en el Oeste de Estados Unidos siendo Oregon y California los que mayores ejemplos de estos estilos trabajan.

La hermana mayor y más intensa de las Pale Ale es la IPA. Las siglas IPA significan India Pale Ale. Cuentan las historias que el estilo surge cuando la India era todavía colonia británica. Los soldados británicos estacionados en la India recibían cervezas desde Inglaterra pero se quejaban que el sabor no era el mismo. Para solucionar el problema, las cervecerías inglesas comenzaron a elaborar sus cervezas con mayor cantidad de lúpulo. El lúpulo ayuda a mantener las cervezas frescas por más tiempo. Un día un cargamento con destino a la India encalló y vendieron la pale ale más lupulosa en Inglaterra. El estilo más amargo e intenso gustó tanto que de ahí en adelante se ha mantenido en elaboración.

Al igual que la Pale Ale, las IPA estadounidenses son más intensas y más amargas. Últimamente han surgido modificaciones a este estilo. Podemos conseguir varias doble o imperial IPA, White IPA (con trigo), Black IPA, Red IPA y más. Quizás hasta consigas una triple IPA con mucho más alcohol y amargura. La IPA es un gusto adquirido, el paladar va acostumbrándose y gustándole esos tipos de sabores. Si te gusta lo amargo, las toronjas, las parchas, los cítricos y hasta el olor a pino, te recomiendo una IPA. Si todavía no estás seguro, comienza con una buena Pale Ale y de ahí sigues.

De mis Pale Ale favoritas están la Headwaters Pale Ale de Victory; la Racer 5 IPA de Bear Republic y la Caldera IPA (de la lata amarilla). Prueba sin miedo, quizás las que te no te gustan hoy, sean tus favoritas más adelante. ¡Salud!

*El autor es maestro y cervecero. Forma parte de la comunidad de “homebrewers” de Puerto Rico. Al escribir sobre cervezas, se busca que sean más las personas que le pierden miedo y se lanzan a aventurar con su paladar. Publica, además, en facebook.com/cervecerospr y youtube.com/cervecerospr. Además, puedes seguirlo en Twitter: @jscervevecerospr.