Binifadet, Menorca en copa Por Rosa María González Lamas el

Una de las novedades más relevantes de 2012 fue la irrupción en la escena vinícola portorricensis de Vinos de Mallorca, una empresa dedicada a la introducción al mercado de los vinos de las Islas Baleares. Famosas como destino turístico e incluso por el tenista Rafa Nadal, una de las facetas más desconocidas de islas como Mallorca, Menorca o Formentera es su producción de vino; tradición histórica que se ha retomado a partir de la década de 1980, apostando por la introducción de nuevas cepas y la aplicación de nuevas tecnologías. Esto propició un renacer de la industria del vino balear con unas propuestas muy interesantes que muchos amantes del vino hemos acogido con devoción.

Una de las bodegas que más ha cautivado nuestros paladares ha sido Binifadet, uno de cuyos propietarios, Luis Anglés, ha visitado Puerto Rico para deleitarnos en profundidad con los deliciosos tintos y blancos que su familia elabora en Menorca, isla de la que Binifadet puede considerarse bodega pionera.

Los Anglés comenzaron a elaborar vino para consumo casero, pero pronto el padre de Luis se dio cuenta de que aquello iba bien y decidió lanzarse a su comercialización, no sin antes experimentar y perfeccionar mucho, por ser el vino asunto de práctica y paciencia. Así, determinó que las uvas que mejor se acoplaban al terreno menorquín eran cepas internacionales como la merlot, la syrah o la chardonnay, en lugar de otras variedades autóctonas de las Baleares como la mantonegro, la callet o la premsal blanc.

Los vinos baleares y los de Binifadet no esconden su carácter mediterráneo, reflejo de un clima con inviernos suaves y cortos y veranos largos, secos y cálidos. Así son los vinos, cálidos y próximos, frescos y fáciles de beber.

Uno de los que más ha cautivado aquí es su Chardonnay, que expresa esta uva en pureza destacando fruta y frescura por encima de otros matices tostados y mantequillosos que caracterizan a otros vinos elaborados en otras zonas con esta variedad. El Binifadet Chardonnay es delicioso, no cansa, es vivo, refrescante y, lo mejor, muy apropiado para muchas de nuestras comidas con frituras y también frutos de mar y ensaladas.

Esa misma frescura y fruta están presentes en un 100% Syrah jugoso, estructurado y concentrado de color, que tampoco pasa por madera pero es complejo en matices. La bodega elabora también una mezcla de Merlot y Syrah donde prevalece también la fruta, envuelta en tonos tostados y finos recuerdos de su crianza, también con frescura y armonía.

Una novedad de Binifadet es su espumoso 100% Chardonnay, elaborado con segunda fermentación en botella como el champán, robusto y estructurado, con notas que le aproximan más a las burbujas francesas que a las de cava catalán. Binifadet fue pionera en la elaboración de espumosos en Menorca.

Atractivos por demás los precios, en promedio entre $ 20 y $ 25, siendo excelentes opciones valor-placer que pueden conseguirse en algunos supermercados Pueblo, Supermax y en muchos locales como Los CidrinesLa Bodeguita de Manolo, Kasalta, además de por copa en Ritz-Carlton Reserve Dorado Beach.

*La autora probó su primera gota de vino con pocos días de nacida. Probablemente así Rosa María González se interesó en él. Desde San Juan, escribe del planeta sabor en www.viajesyvinos.comwww.foodsfromspain.com y Magacín.