Enofusión Por Rosa María González Lamas el

Desde 2003, todos los eneros la capital española se convierte en epicentro del sabor internacional con la celebración de la Cumbre Gastronómica Internacional Madrid Fusión, un evento que hace tres años incorporó una dimensión vinícola, Enofusión. Así, paralelamente al acontecer entre fogones, hay una agenda de catas exclusivas, diálogos, una exposición de bodegas, y un Enobar, zona self-service de degustación.

A pesar de su juventud, Enofusión ha sido un rotundo éxito que ha reunido en Madrid a lo más granado del mundo del vino, enólogos de prestigio de en y fuera de España, quienes han hablado sobre sus vinos en catas temáticas, verticales, o especiales que han añadido verdadero lujo al calendario anual del vino con experiencias tan excepcionales como puede ser una cata conjunta de Pingus, L´Ermita, La Faraona y Calvario, verdaderos mitos de precio y exclusividad.

En Enofusión 2012, catamos un Oporto con 100 años, y en 2013, un moscatel de Setubal aún más viejo. Hemos probado jereces en rama en catas espléndidas y hemos constatado cómo el chocolate marida con los vinos de Rioja al son de góspel.

Este enero, se han repetido ambos eventos aportando calor al gélido invierno madrileño y una vez más Enofusión resplandeció con un programa de catas donde se han incorporado algunos vinos foráneos de Alemania, Italia o el Ródano francés, y hasta una novedosa “cata de corchos”, donde se han probado los mismos vinos embotellados con diferentes corchos para demostrar la influencia que la porosidad del corcho puede tener en los aromas y sabores del vino.

Por ese escenario han desfilado además vinos blancos, otra cata fantástica en que Bodegas Mar de Frades, que visitará Puerto Rico este febrero, mostró las posibilidades de la favorita albariño, incluyendo vinos dulces y espumosos, catas de los vinos de pago de Artadi, de Bodegas Torres o Gonzalez-Byass, entre otras, revelando el buen hacer de las grandes marcas de vino español.

Pero las catas más esperadas del encuentro tuvieron a Rioja y a Portugal como protagonistas, pues Enofusión fue el foro escogido por la mítica Bodegas Vega Sicilia para presentar en primicia a su nuevo vino riojano, Macán, que estrenará su andadura comercial en los próximos meses con la añada 2009. Un 100% tempranillo en que la bodega apuesta por expresar el terruño riojano y cuenta con una versión prêt-a-porter, Macán Clásico. Ambos tienen un atractivo, un precio más asequible que otros vinos de Vega Sicilia.

Enofusión brindó además una oportunidad única de probar en vertical una joya poco conocida, los moscateles de Setúbal, tierra cercana a Lisboa donde nació José Mourinho, entrenador del Real Madrid, que por siglos ha elaborado exquisitos vinos fortificados con la uva moscatel. Domingo Soares Franco, descendiente de los fundadores y enólogo corporativo, dirigió esta cata de Bodegas Jose Maria Fonseca, una de más importantes bodegas portuguesas, donde se hacen muchos otros vinos, incluido el famoso Lancers. La vertical de moscateles permitió degustar vinos que retrocedieron incluso hasta 1903, acertado complemento al más importante evento gastronómico internacional.