Anticipo del Marqués Por Rosa María González Lamas el

Coincidí por vez primera con él en un aeropuerto hace muchos años y reconozco que entonces Carlos Falcó era un hombre guapísimo. Fue cuando su matrimonio con Isabel Preysler acaparaba las portadas de las revistas y su quehacer profesional en el mundo gourmet pasaba más bien a un segundo plano.

Hoy que ella ya no es marquesa, pero él sigue siendo el Marqués de Griñón, lo “guapo” y que genera noticia estos días es su aceite de oliva extra virgen, que con 98 puntos acaba de posicionarse como el mejor aceite español de la guía italiana Flos Olei, referencia señera sobre aceites de oliva que reconoce a los productos Premium que garantizan el origen y la excelencia de la aceituna cultivada y la elaboración de aceite.

Una de las tendencias más importantes del mundo aceitero en la última década ha sido su manejo con criterio enológico, aproximando su elaboración y aprecio al del vino. Por ello, muchas bodegas de vino han incursionado en la elaboración de aceite y una es Pagos de Familia, la bodega del Marqués de Griñón en su finca familiar de Dominio de Valdepusa en La Mancha, donde ha sido un pionero del aceite, como años atrás lo fue de la producción de vino, dos productos que estará dando a catar durante su próxima visita a Puerto Rico.

En tiempos del abuelo del Marqués, el Dominio de Valdepusa se orientaba a la producción de aceite. Pero ha sido verdaderamente el nieto, Carlos Falcó, quien ha reorientado esa producción para dar al aceite un tratamiento como el de un gran vino con finura, personalidad, respeto por el terruño, intensidad aromática y gustativa. Fue precisamente su aceite el que se utilizó en la elaboración del bizcocho de bodas de los Príncipes de Asturias.

Falcó siempre ha sido un devoto innovador, siendo el primero en hacer muchas cosas en el vino en España. Ahí introdujo la Cabernet Sauvignon y fue precursor de la Syrah y la Petit Verdot, de las que produjo los primeros vinos mono varietales del país. También trajo el riego por goteo en viña, y tanto en España como en Europa otros sistemas innovadores para el manejo del viñedo, sin contar con su destacado rol en el cambio de la legislación para incluir la denominación vino de pago propio, como el distintivo superior de la calidad en el vino.

Además de en su bodega en Dominio de Valdepusa también ha apostado por los Vinos de Madrid con su Finca El Rincón. Otro de sus vinos más jóvenes y menos conocidos es Caliza, un Syrah y Petit Verdot que consideramos una de las mejores relaciones precio-satisfacción del mercado. Un vino con el que la bodega desea expresar la personalidad y mineralidad de Valdepusa.

Hay tanto que contar del Marqués, que esto es apenas un anticipo. Quienes quieran probar su aceite, sus vinos, y a él en persona pueden comunicarse con El Almacén del Vino de B. Fernández para reservar su espacio en las degustaciones que encabezará el jueves 7 de febrero en El Almacén del Vino de Ponce y el sábado 9 al mediodía en el de Caparra.

*La autora probó su primera gota de vino con pocos días de nacida. Probablemente así Rosa María González se interesó en él. Desde San Juan, escribe del planeta sabor en www.viajesyvinos.comwww.foodsfromspain.com y Magacín.