El trasfondo de una cerveza Por Jonathan Soto el

Quizás, leyendo te preguntarás por qué tenemos que complicarnos la vida tanto. Al fin y al cabo, no es simplemente cerveza lo que estamos tomando. Pues, sí y no. Sí, es solo cerveza, y debe ser importante con quién la tomamos y la ocasión. Pero a la vez no.

Mientras tomamos cervezas artesanales, estamos probando también el fruto del trabajo de una persona. Los maestros cerveceros ponen todo su esfuerzo en crear algo verdaderamente original para nuestro disfrute. Por eso es que a veces no debemos solo tomarnos la cerveza, sino que debemos degustarla propiamente. Además, cuanto más conocemos de nuestra cerveza, más la podemos disfrutar.

¿Qué debemos apreciar en una cerveza?

Dependiendo de dónde busquemos la información, o con quién conversemos, las respuestas a estas preguntas pueden ser muy diferentes. Debemos usar la mayoría de nuestros sentidos para degustar una cerveza propiamente. De nuevo, la ocasión es importante, porque si estás de “jangueo” con los panas o las chicas, no te vas a poner a buscarle todos los sabores y olores a las cervezas. Pero si estás en el “mood” de disfrutarte la cerveza, de degustarla, aquí unos puntos que puedes considerar.

Para sacarle provecho a una cerveza artesanal de calidad, es importante usar un buen vaso. Para empezar, cualquier vaso de cristal funciona, pero hay diferentes variedades de vasos para los distintos estilos de cerveza (hablamos de eso en otro momento). La botella o la lata donde viene tan preciado líquido no te permite apreciarlo completamente. Según algunos de los autores que he leído, como Randy Mosher, lo primero que debes hacer es oler la cerveza. Es importante que haga espuma (head) aunque algunos estilos generan más cantidad que otros. Esta cabeza de espuma que forma la cerveza libera gran cantidad de aromas importantes. Trata de asociar lo que hueles con tus experiencias con comida u otros olores en el pasado. No tengas miedo de buscar más allá de lo que se espera de la cerveza.

Otro paso importante antes de tomar la cerveza es observarla. Esto no le va a cambiar el sabor, pero te va a ayudar a apreciarla aún más. Ver los colores brillantes de una pilsner o pale ale, el turbio de una wheat beer, la oscuridad de una stout hace la experiencia más interesante. El tacto también puede influir en tu experiencia cervecera. ¿Cómo? Bueno es sencillo. A veces tu cerveza puede estar muy fría o incluso muy caliente y esto afecta la experiencia que el maestro cervecero quería que tuvieras con su cerveza. Una cerveza muy fría, aunque sin duda refrescante, exhibe muy pocas cualidades. Esas cervezas “vestiditas de novia” no le permiten a tu lengua ni a tu nariz hacer un buen trabajo. Algunas cervezas como las stouts y algunas belgas aprovechan temperaturas más altas para impactarte con sus características.

Finalmente, pero no menos importante tenemos el sabor de una cerveza. A veces, leer la descripción de las cervezas en la botella nos ayuda a degustarla. Esta nos dice si la cerveza tiene algún ingrediente específico que se debe resaltar. Es también importante conocer un poco sobre los distintos estilos de cerveza. Para eso existen éste y muchos otros blogs y páginas web. Algunos estilos son más amargos, otros dulces, frutosos, etc. Tal vez, la primera vez que pruebes una cerveza no te guste. Pero el paladar va cambiando y hay que darle la oportunidad, al igual que con la comida de probar cosas diferentes. Al fin y al cabo, la variedad es la chispa de la vida. ¡SALUD!

*El autor es maestro y cervecero. Forma parte de la comunidad de “homebrewers” de Puerto Rico. Al escribir sobre cervezas, se busca que sean más las personas que le pierden miedo y se lanzan a aventurar con su paladar. Publica, además, en facebook.com/cervecerospr y youtube.com/cervecerospr. Además, puedes seguirlo en Twitter: @jscervevecerospr.