Food trucks: cambiando la escena culinaria Por Glorysselle López el

Hace unos cuantos años atrás, las guagüitas de comida eran vistas como un resuelve para comer algún tipo de comida rápida. Tripletas, tacos, hot dogs, pizza o comida criolla eran la orden del día. Unas trabajaban en horario diurno para satisfacer la demanda de almuerzos en las áreas de oficina o parques industriales. Otras trabajaban en horario nocturno como alternativa para satisfacer los “munchies” de quienes salían de “jangueo”.

¿Qué impulsó el auge de las guagüitas de comida en la actualidad? La economía. Estas representan un alivio económico, tanto para el dueño como para el consumidor. La mayoría de ellas trabajan solo “part time” y generan grandes ganancias para los dueños, y ahorro y accesibilidad para el cliente.

¿Y qué puede esperar el consumidor puertorriqueño de esta revolución culinaria? Diversidad en todo el sentido de la palabra. Las guagüitas se han reinventado, son más coloridas, más atractivas. Su menú es mucho más amplio y divertido. Desde hamburguers gourmet preparados con ingredientes jamás pensados como lo hacen en El Yamburguer, hasta menús más sofisticados y cambiantes como el que ofrecen en El Ñaqui. La mayoría de estas guagüitas están situadas en sitios fijos que permiten al consumidor probar la oferta culinaria y hacerlo su favorito para almuerzo, snack o para bajar los famosos “munchies” nocturnos.

Los precios bajos han sido un elemento importante a la hora de escoger. Muchas personas prefieren visitar la guagüita más cercana, antes de tener que conformarse con ir a un “fast food” cuando no tienen mucho presupuesto. Por el mismo precio, generalmente obtienes mejor calidad. Los chefs de estos lugares han logrado que se reconozca el esfuerzo de servir calidad de comida “gourmet” a precios accesibles.

Las alternativas pioneras -como las tripletas y los tacos- también han evolucionado. Tanto así que las tripletas de El Churry, salieron vencedoras en los premios SAL! Awards. ¿Qué los mantiene? Se reinventaron, ampliaron su menú y siguen ofreciendo buenos precios por buena calidad. Por otra parte, los tacos de ¡UORALE!, hacen lo suyo. El concepto de esta guagüita es excelente, ya que escogieron un espacio vacío en la Ave. Piñero y lo convirtieron en su “spot”. La guagüita está muy bien situada y, además, tiene estacionamiento y varias mesitas. El menú incluye variedad de tacos, burritos y quesadillas con ingredientes frescos a buenísimos precios.

La próxima vez que decidas salir fuera a comer, toma en cuenta la gran oferta culinaria que nos traen los chefs de las guagüitas. Será toda una experiencia gastronómica.

¡Buen provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloggera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquísimopr.com.