Consejos para que tu visita a un restaurante sea exitosa Por Glorysselle López el

Es sencillo: salimos a comer fuera porque queremos cambiar la rutina y que nos sirvan. Sin embargo, en ocasiones, la experiencia no resulta del todo satisfactoria. Les cuento un secreto, no es solo por culpa del mal servicio que nos puedan dar en un restaurante; también influyen mucho las expectativas y la actitud que tengamos como clientes. Por eso, comparto con ustedes algunos consejitos para hacer de esta aventura una experiencia agradable.

1. Antes de moverse de su casa, analicen qué tipo de comida y qué lugar les gustaría visitar. Así, no perderán tiempo dando vueltas en la calle, mientras el hambre va aumentando; circunstancias ambas que podrían provocar mal humor.

2. Tengan en cuenta qué día de la semana es y el flujo de personas que podría estar visitando el lugar. En la mayoría de los restaurantes, la hora pico los fines de semana es las 8:00pm. Si son de los que no les gusta esperar, les aconsejo que reserven o vayan a una hora con menos movimiento.

3. Una vez en el restaurante, sean simpáticos con el mesero que les va atender desde el primer momento. Después de todo, será la persona que estará atendiéndoles por las próximas horas.

4. Procuren leer bien el menú. Revisen bien las especificaciones de cada plato. Si tienen alguna duda, pregúntenle al mesero. Esto tomará un poco más de tiempo, pero así tendrán mejor certeza del plato que comerán.

5. Ordenen su comida de acuerdo con el restaurante que eligieron. Ejemplo: si van a un restaurante mexicano, ordenen algún plato que los distinga, no terminen pidiendo un churrasco con papas fritas. Igual, si van a un restaurante costero donde pueden encontrar pescado fresco: ¿Por qué pedir chicharrones de pollo con tostones

6. Escuchen a su mesero. Este tiene buenas recomendaciones del menú. Pídanle que sea sincero con ustedes. Generalmente, tienen la razón.

7. En caso de ser alérgicos a algún ingrediente o alimento, es importante que le notifiquen a su mesero. Es responsabilidad de los comensales así hacerlo para que la velada no sea trágica.

8. Aventúrense a probar sabores nuevos. Solo así podrán ampliar sus experiencias gastronómicas. Traten de no ordenar platos que tengan que modificar mucho; así nunca probarán lo que el chef quiso lograr con la mezcla de ingredientes.

9. Al terminar la cena, verifiquen la cuenta. No está mal ni es de mal gusto hacerlo; esta podría tener algún error.

10. Por último, y no menos importante, si recibieron un servicio de excelencia, agradezcan a su mesero con el % adecuado de propina. Quizás no sea la última vez que vayan a ese restaurante. Si lo trata bien, en su próxima visita recibirán el mismo buen servicio de su parte.

¡Buen provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloggera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquísimopr.com.