Aventuras que podrás vivir en el Lago Carraízo Por Pablo Venes Molina el

Entre los picos y montañas del este de Puerto Rico, el Lago Carraízo se destaca con más de cinco aventuras que promueven el trabajo en equipo mientras se aprende sobre la naturaleza. El programa es ideado por Paddle Paradise, una pequeña empresa que fomenta las actividades al aire libre.

Al llegar al pequeño embarcadero desde donde comienzan muchas de las actividades de la compañía en el barrio Jaguas, en Gurabo, lo primero que acapara la atención son las aguas del extenso lago, que conecta con los municipios de Trujillo Alto y Caguas.

También conocido como el Lago Loíza por los residentes de la zona, sin duda, el cuerpo de agua es la mayor atracción de todo lo que se puede hacer en este entorno verdoso. Desde aquí, la práctica de paddle board es muy popular, al igual que dar un paseo en kayak. A eso, se suman la oportunidad de pescar, así como observar y fotografiar aves.

“La mayoría del tiempo, el agua está bien calmada, y los equipos que practican estos deportes buscan este tipo de ambiente. Además, nosotros permitimos que el público en general venga a alquilar el kayak y pueda salir a explorar”, expresó Omar Ramos, fundador de la empresa que lleva más de cuatro años dedicada al turismo extremo.

Hay calma entre tanta diversión. Y es que los visitantes pasan por un proceso de orientación previo a cada actividad que realizan para asegurar su bienestar.

“Disfrutar al aire libre es cool, pero conlleva muchos riesgos y, por tal razón, todos nuestros empleados están capacitados. Como empresa, nosotros nos mantenemos recibiendo certificados y adiestramientos acerca de la seguridad. No basta con quedarnos solamente en lo básico, hay que ofrecerle cosas positivas a los clientes y un ambiente seguro, lo más seguro posible”, indicó Ramos, quien es instructor certificado por la Asociación Americana de Canoas.

Sensación agridulce a 60 pies de altura

Lo mismo enfatizó Jessica del Valle, pareja de Ramos y copropietaria de Paddle Paradise. “Más allá del hermoso recurso que tenemos, lo meticulosos que hemos sido durante los pasados años con la seguridad nos ha permitido posicionarnos como los mejores en la industria, y las personas que nos visitan dan fe de esto”, aseguró Del Valle, mientras apuntaba hacia las plataformas de madera conectadas por unos zip lines.

Precisamente, son estas tirolesas las atracciones más desafiantes del complejo ecoturístico. Quienes asumen el reto de subir a las plataformas y deslizarse a unos 60 pies de altura describen la experiencia como una “agridulce”, pues no solo experimentan la sensación vertiginosa en todo el cuerpo, sino que también gozan de la mejor vista del Lago Carraízo.

“Cada estación se complementa con la otra. Aunque los grupos llegan porque les interesó algo en particular, siempre tienen la oportunidad de disfrutar de todas las atracciones”, explicó Del Valle acerca de la compañía que recibe a público por reservación previa, para brindar un trato personalizado.

Pesca montado en una tabla

Ya en el agua, no hay una trayectoria estructurada en cuanto a la navegación. El espacio está abierto para explorar libremente y conocer de cerca las aguas del lago.

“No tenemos rutas establecidas, pero sí asistimos a los grupos durante la travesía que quieran hacer. Ahora bien, por recomendación, siempre es bueno ir en dirección a la represa Carraízo, ya que hay poco desarrollo y se puede apreciar full la naturaleza”, abundó Ramos.

Al igual que con los zip lines, cuando se alquilan los kayaks, todos los participantes reciben una breve explicación de cómo manejar el equipo y los puntos de mayor interés que pueden visitar.

Otra atracción que se da bien en el agua es la pesca montado en una tabla o stand up paddle board. “La pesca aquí es buena y la hacemos en tabla o kayak”, añadió Ramos sobre la actividad que hace posible apreciar directamente la diversidad y vida silvestre que habita en el lago, sobre todo, los peces, como el tucunaré y la tilapia.

“Camping” a orillas de Carraízo

Compartir en las orillas del Lago Carraízo puede ser traducido en una experiencia de 24 horas o más, pues el espacio posee un lugar dedicado a realizar camping en grupos.

“Vienen, montan su fogata y pasan una noche bajo las estrellas. Todo el que lo ha hecho recomienda la experiencia, y la dinámica es bien bonita porque llegan familias grandes y público de todas las edades”, concluyó el instructor, al tiempo que recalcó que cada actividad se trabaja por reservación previa, con un mínimo de cuatro personas.

Paddle Paradise
Barrio Jaguas, Gurabo

787.469.3397
Horario: 7 días, 10a – 5p