“Delivery” de frutas, hortalizas y verduras Por Pablo Venes Molina el

Desde hace seis meses los olores de piña, parcha y calabaza no abandonan la guagua de Paulette Rodríguez. Y es que su baúl ha estado repleto de fundas llenas con estos productos, listos para ser entregados en algún punto de la isla.

Este marco forma parte del proyecto denominado Adicto a la Tierra, un colectivo de agricultores que se dedican a trabajar la tierra con la siembra y cultivo de alimentos, para luego ser distribuidos.

“Los clientes me envía un mensaje de texto y así yo sé dónde están; y es así como reciben nuestras bolsitas llenas de frescura”, explicó Rodríguez, quien divide su tiempo entre cosechar en la finca y transitar las calles ataponadas de la zona metropolitana, pues es allí donde se encuentran la gran mayoría de sus clientes.

Cada funda trae una variedad de productos frescos, como si se tratara de un popurrí de hortalizas, frutas y verduras. “El servicio es bien personalizado ya que literalmente llegamos al lugar donde esté el cliente. Hemos hecho entregas en cafeterías y en las casas de la gente, pero el lugar de entrega más popular son las oficinas de trabajo”, comentó Rodríguez acerca del “delivery”.

La bolsita contiene un surtido de calabaza, plátano, yautía, berenjena, aguacate, parcha, ají dulce, entre otros productos que estén en temporada.

“De toda la experiencia, lo más gratificante es recibir el contacto de nuestros clientes mientras hacemos las entregas. Allí aprovechan para enseñarnos fotos de recetas y creaciones que hacen con los productos que le entregamos. Es una satisfacción bien grande”, manifestó la joven sobre la iniciativa que cuenta con tres empleados, siendo Moisés Rivera el agricultor principal del grupo.

Empleo y agricultura en la era digital

El trío dice que, de manera indirecta, el servicio podría describirse como el “Uber” de los productos frescos en la isla, en el sentido de que llegan a la gente de manera digital, aunque aclaran que el pedido no se realiza mediante una aplicación móvil.

“Nos dimos cuenta que teníamos que salir de la norma. Ya no basta con poner un kiosco al lado de la carretera. Puede que te lleguen algunas personas, pero lo que la gente realmente quiere hoy día es que le brindes un servicio fácil y rápido”, agregó Rodríguez y contó que se mudó de Río Piedras al barrio Río Hondo de Comerío, donde ubica la finca, para dedicarse de lleno a este proyecto.

El proceso de compra y venta se da a través de las redes sociales o mensajes de texto. Todas las semanas los jóvenes empresarios envían un correo electrónico con fotos y vídeos de la cosecha. Los interesados contestan el llamado, indicando la hora y el día que prefieren recibir la canasta.

Actualmente, Adicto a la Tierra ofrece dos tipos de bolsitas: la “standard”, que viene siendo la más básica, y contiene de cinco a seis productos por $15; y la “premium”, que incluye huevos del país y más cantidad de frutas. Según Rodríguez, las porciones dan para crear entre ocho a 11 comidas a la semana.

Sabores totalmente orgánicos

Aunque el éxito que han cultivado podría atribuirse a lo conveniente que es su servicio, el colectivo asegura que el propósito detrás del proyecto es promover una sana alimentación entre sus clientes y acercarlos más a la agricultura.

“Todo en la finca se trabaja de forma orgánica, lo único que recibe es lluvia, amor y mucho cariño porque dentro de nuestra misión también está buscar que el público pueda tener acceso a una fuente de comida libre de químicos y así mantenerse más saludables”, añadió Rodríguez, quien decidió adentrarse al campo de la agricultura, pese a haberse formado en el campo de las comunicaciones.

Como parte de las iniciativas de crecimiento, la pequeña empresa está extendiendo su servicio a restaurantes y comerciantes locales.

Adicto a la Tierra
787.900.7332 / 787.639.7909
Horario: 7 días, 9a – 5p

Me gusta la idea. Me interesa mas informacion y fotos de los productos para hacer compra.

“Delivery” de frutas, hortalizas y verduras
2017-08-14T16:25