¿Qué son los vinos atlánticos? Por Rosa María González Lamas el

Se buscan más frescos, menos alcohólicos, con menos madera, más ligeros y que comuniquen mejor el terruño que les da vida. Con variedades autóctonas y que armonicen con mayor sinergía con una gastronomía cambiante que se vuelve cada vez más sencilla, porque los patrones de consumo, tanto en sólido como en líquido, se transforman.

Por eso, el letrero de “Most Wanted Wines” lleva un nombre: “Vinos Atlánticos”, un concepto que ha estado ahí casi desde siempre, pero que ahora resulta que encaja muy bien con lo que empiezan a buscar cada vez más consumidores, los suficientes como para dedicar una jornada a analizar en profundidad lo que son y hacia dónde van.

Ha sido una vez más el objetivo del Atlante Wine Forum, unas jornadas educativas y de reflexión celebradas hace algunas semanas en España, reuniendo a una muy nutrida representación de elaboradores, viticultores, bodegueros, comunicadores y profesionales del servicio de vinos, y a un estelar panel de especialistas europeos del vino y su comercialización.

Pero, ¿qué son vinos atlánticos? Esa fue la pregunta que con dificultad intentó responder la Master of Wine británica Sarah Jane Evans en una ponencia en que identificó factores como salinidad, tonos de piedra, la frescura de los matices cítricos y el sentido de historia como ingredientes de un concepto que puede entenderse desde una perspectiva geográfica o climatológica, pero también desde la de un perfil de vinos, aunque estos no se elaboren estrictamente en territorios al borde del Océano Atlántico. Y una característica muy importante de ellos es que son vinos donde la climatología de la añada tiene una influencia más marcada.

De ahí que haya zonas como el Noroeste Atlántico español con regiones como Galicia o Asturias, e incluso partes del Bierzo, y otras en Portugal, como Vinhos Verdes, Lisboa, Bairrada o las Azores, por no decir Jerez, las Islas Canarias, Burdeos, Sudáfrica o la parte más occidental del Reino Unido, donde se hallan vinos que se ajustan a ese perfil en el paladar, y no únicamente la geografía. Un atlas que se extiende hasta Uruguay, Brasil o la costa atlántica de los Estados Unidos.

De las zonas emergentes de los vinos atlánticos portugueses habló Sara Ahmed, escritora y educadora en The Wine Detective. Ahmed, una especialista en vinos de Australia y Portugal, fue quien resaltó el cambio de tendencias de consumo y cómo regiones productoras como la de los Vinhos Verdes, tanto en tinto como en blanco, han tenido un crecimiento de 19% en el mercado de los Estados Unidos.

Ahmed delineó su perfil como uno en que los creadores pretenden elaboraciones más artesanales, un cuido más sostenible de la viña, y una perspectiva con raíces, pero cosmopolita, pues ellos tienen un trasfondo personal de viajes y cata, que les brinda una mejor comprensión del contexto global del vino, lo que les permite aunar modernidad y tradición de forma mejor hilvanada, incitándoles también a asumir riesgos y romper barreras.

De Vinhos Verdes destacó varios vinos locomotora, notorios por su fruta, finura y mineralidad. Un poco más al sur portugués se halla Bairrada, con una variedad de suelos que Ahmed cree aportan carácter atlántico a sus vinos, y también es propicia a la elaboración de espumosos. En la zona reinan las castas baga (tinta) y bical (blanca). Lisboa, con sus suelos calcáreos, también es proclive a producir vinos con frescor atlántico. Menos conocidos son los vinos de las Islas Azores, que también empleó para ilustrar esa nueva onda atlántica en Portugal.

Por su parte, Xoan Cannas, director del Instituto Galego do Viño, identificó al mar, al salitre y al viento como ingredientes atlánticos, abordando a este conjunto de vinos desde su perspectiva encabezada, representada por los vinos de Oporto, Madeira y Jerez.

Excelente 
¿Qué son los vinos atlánticos?
2016-10-14T14:19