Nuevo modelo de agricultura sustentable Por Amaya García Velasco el

En un almacén en la comunidad de Trastalleres en Santurce se encuentra un grupo de jóvenes que trabajan día a día por encontrar los mejores productos de agricultura sustentable en el País. Buscan facilitar el acceso de los ciudadanos a alimentos frescos y sin pesticidas.

El logo de la compañía es emblemático de su misión: un grupo de hombres y mujeres con machetes en mano listos para ayudar a los que trabajan la tierra y, de una vez, crear consciencia sobre la alimentación ecológicamente sustentable.

Juntos, ellos son el Departamento de la Comida, que desde hace dos años, funge como una compañía de distribución de frutas y vegetales locales. Empezaron con la meta de ser un intermediario entre el consumidor y el agricultor. “Teníamos una misión bastante estricta y directa de que todo fuese local y que fuese sin químicos ni pesticidas”, relata Tara Rodríguez, gestora principal del proyecto. “Queríamos aumentar o crear un mercado para agricultores locales ecológicos que, en aquel momento, solo tenían un tipo de outlet, que era vender en los mercados una vez en semana o cada dos semanas”.

Rodríguez explica que su modelo de operación es uno similar al de Community Supported Agriculture, o CSA por sus siglas en inglés. Este modelo, implementado en Estados Unidos, fomenta que miembros de una comunidad se conviertan en “accionistas” de una granja, y a cambio reciben los beneficios de la tierra, tales como los frutos que se cosechen esa temporada. En el caso del Departamento, los clientes se subscriben a recibir cajas semanales o bi-semanales de la variedad de la cosecha que la compañía ayuda a recoger y le compra a los agricultores del patio.

Según comenta la propietaria, parte de este nuevo modelo económico incluye hablar y escuchar a los clientes para ver qué productos solicitan y así poder dar alguna idea a los propietarios de fincas sobre cuáles cosechas pueden ser lucrativas para ambas partes. No hay un mínimo de orden para el agricultor, pero sí debe haber unas garantías, en específico que el producto sea ecológicamente sustentable y que tengan la menor cantidad de pesticidas posibles. Por eso, Rodríguez y su equipo visitan los agricultores a los cuales les compran.

“Me gusta visitar las fincas porque nuestros clientes nos preguntan mucho sobre las fincas. A nosotros nos gusta ser lo más transparentes posibles”, destaca. De hecho, parte del proyecto es que el cliente no sólo compra, sino que también el equipo de Rodríguez pueda orientarlos sobre qué están comprando, de dónde viene y qué pueden hacer con él.

En el almacén del Departamento de la Comida, además de las cosechas, los visitantes también pueden encontrar semillas ecológicas para comenzar sus propios huertos urbanos, otra iniciativa que recibe muchísimo apoyo de Rodríguez.

La Fiambrera Orgánica para mercadear cosechas

La Fiambrera Orgánica es probablemente el componente más conocido de este proyecto, ya que de lunes a viernes hasta las tres de la tarde, una diversidad de personas se dan cita o llaman para ordenar los almuerzos. Muchas veces estas comidas son veganas, y todas son confeccionadas por un equipo de cinco personas que utilizan y experimentan con ingredientes del almacén, los cuales dice Rodríguez que no llevan allí más de tres días.

“Mi almuerzo es mi manera de mercadear mis cosechas”, explica Rodríguez. “La cocina está aquí para servirle a los agricultores hasta cierto punto. Mientras más volumen yo consumo, más yo le compro a los agricultores. O sea, que es un menú de temporada. Así que son todos platos locales con ingredientes ecológicos”.

No hay que observar mucho para ver el éxito de esta iniciativa, ya que con sólo pasar un día en semana al medio día por el almacén se puede ver la acogida favorable a la fiambrera. Además, el Departamento de la Comida tiene una presencia activa en Facebook con más de 4 mil amigos, muchos de los cuales comentan en las fotos con los ofrecimientos del almuerzo.

“La idea de la fiambrera orgánica, que es lo que yo llamo a los almuerzos, es que las personas no solamente tengan una opción saludable, sino que tengan una opción donde ellos estén apoyando. Con solamente comerte el almuerzo, estás apoyando agricultura local ecológica, menos químicos y pesticidas en los suelos fértiles; estas apoyando tu cuerpo en cuanto a que estás comiendo saludable, local, orgánico”, indica Rodríguez.

Esta cocina no tiene chef, sino que el equipo es uno rotativo donde todos aprenden a confeccionar las recetas, educar a los clientes y a aportar al desarrollo de propuestas nuevas. Rodríguez cuenta que allí hay gente con diferentes culturas y métodos, por lo cual es una cocina experimental donde todo se vale si es saludable.

“Tratamos de buscar de todo un poco. Hemos hecho sobre mil recetas en este último año. La verdad queremos buscar diferentes maneras de hacer berenjena, diferentes maneras de hacer ensalada, diferentes tipos de aderezos. Buscamos en todo, desde los libros que tenemos aquí, hasta influencias de cada persona que llega al almacén”, explica.

El Departamento se expande

Rodríguez y el Departamento forman parte de la red de empresarios jóvenes que cada día se cristaliza en el área de Santurce. De hecho, su sistema de delivery lo provee Bici-Resuelve, otra compañía santurcina que comparte una filosofía similar: la de ofrecer servicios que no sólo ayuden a la ciudadanía, sino que logren mejorar la calidad de vida y la del medio ambiente.

En un corto tiempo, el almacén ha logrado establecerse, no sólo como centro de educación sobre la producción eco-amigable y promovedor de la sustentabilidad agrícola en el País, sino también como espacio para artistas que desean exhibir su trabajo. Pero, ¿cuál es el logro más importante del Departamento de la Comida?

La empleada Natalia Muñoz lo describe así: “Un logro es, hablar con cualquier cliente y que diga lo bien que se está sintiendo porque está comiendo aquí. Y porque está comiendo local, orgánico. Por eso empecé a trabajar aquí, porque quería estar cerca de una iniciativa que facilitara eso un poco”.

***Fuentes: www.nal.usda.gov